jueves, diciembre 28, 2017

"Jumanji: bienvenidos a la jungla", de Jake Kasdan

No ha sido fácil, pero hemos superado la prueba. Múltiples peligros nos salieron al paso, nuestras vidas se colocaron en el filo de la navaja en más de una ocasión y la misión estuvo a punto de fracasar. Pero lo logramos: hemos logrado sobrevivir a una película protagonizada por la musculatura de Dwayne 'La Roca' Johnson y los ojitos de Jack Black, a dos horas de estereotipos planos, a un guión inexistente, a la absoluta falta de emoción. Se queda en comedia para adolescentes, si acaso, pero para soltar una docena de chistes de parvulario no creo que sea necesario desperdiciar cien millones de dólares en atiborrar la pantalla de efectos especiales que ya no engañan a nadie: el abuso del efecto digital apaga las posibilidades de inmersión del espectador en la acción desarrollada.
Para destrozar del todo la percepción crítica de la película, al volver a casa descubrimos que un canal de televisión va a emitir "Jumanji" de Joe Johnston (aquí se puede leer un estupendo texto sobre ella), la original de 1995, protagonizada entre otros por excelentes actores como el difunto Robin Williams o la entonces jovencísima Kirsten Dunst. Para ser sinceros "Jumanji" no me hizo excesiva gracia en la época de su estreno, pero después de verla ayer y, sobre todo, después de verla tras padecer su secuela, alcanza la misma consideración de clásicos incontestables como "Casablanca" o "Vértigo". Aquel "Jumanji" ya jugaba al poco convincente trampantojo digital, tiempos todavía pioneros en la informática aplicada al cine, pero entonces la mirada aún era inocente y los fotogramas CGI eran dignos de admiración para los que sabíamos lo complicado que era conseguir sombreados, texturas o modelados mínimamente convincentes. "Jumanji" cuando menos era capaz de emplear los resortes habituales del cine de aventuras y colocar al espectador en situación, algo que puede parecer muy simple pero que, por lo visto, para ciertos directores es un arcano indescifrable (descubro que Jake Kasdan es hijo de Lawrence, nada menos... y nada más).
Tardes de juegos de mesa: Risk, Stratego, Monopoly, Imperio Cobra, Trivial, Pictionary... Todas las casas disponían de una estantería con cajas rectangulares apiladas, un surtido más o menos amplio de opciones de sortear el menor atisbo de aburrimiento jugando en grupo, siempre para dos o más jugadores, horas convertidas en minutos entre risas y piques, la fortuna del ganador y la desolación del perdedor, gritos de victoria y blasfemias de maldición: el mundo en una mesa camilla. Para "Jumanji: bienvenidos a la jungla" los productores han renunciado al tablero y han pasado directamente a la videoconsola. Han hecho bien: muchos chavales de ahora verían un par de dados y serían incapaces de identificar artilugios tan enigmáticos.

6 comentarios:

  1. Me da pena cómo destrozan películas que pertenecen a nuestra infancia y juventud. Qué manera de hacer despropósitos. Esta película yo la quemaría. Al igual que el remake de "Gremlins".

    Un abarzo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su mayoría, la práctica del remake es deshonesta per se: aprovechar el tirón comercial de un título que sí que se arriesgo el día en se estrenó. El dinero de las productoras es cobarde, les cuesta mucho poner en marcha proyectos novedosos.

      Eliminar
  2. No me espero nada de las peliculas de holliwood. jaja en serio es difícil ver a the rock en una películas... Me tape la cara cuando lo vida en una película donde hizo de un hada de dientes o como le dicen los yankis al ratón perez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hollywood se ha vuelto un adjetivo peyorativo. Pero no todo lo que se hace allí tiene que ser malo, ni mucho menos.

      Eliminar
  3. Difícil superar a la original de Robbie Williams, película clásica de la niñez. Saludos y un feliz 2018 desde El Blog de Boris Estebitan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año también para tí. Robin Williams era símbolo de exceso cinematográfico, de sobreactuación a poco que se desmandara la cosa: un comediante, nada menos. Se pasó de vueltas en el cine y en la realidad.

      Eliminar