lunes, agosto 02, 2010

"Toy Story 3", de Lee Unkrich


Anoche pasé frío y me desenamoré un poco.
Anoche pasé frío y fui poeta.
Anoche, mientras mi carne se helaba
y mi alma en mi cuerpo se escondía,
vi como mi amor para ti
era un juguete pasado ya de moda que ya nada valía.
Cualquier amanecer echarán
al viejo juguete de mi amor a un carro de basura,
y alejándose en la amarga soledad
oirá al carretero dar palos a su mula
que todo se lo da por un poco de paja
y, a veces, pochas uvas.
Y estaré allí donde ya nada vale nada
hasta que algún día una dulce gitanilla,
con mocos y pecas en la cara,
limpie con su manga grasienta
la suciedad que la sociedad pegó a mi alma;
y volveré a ser un juguete reluciente de amor y de alegría.
"Juguete de amor", Manolo Chinato

En los últimos años no hay verano en el que Pixar no dé una alegría cinematográfica: hace tres "Ratatouille", hace dos "Wall-E", el año pasado "Up" y ahora de nuevo una sonora campanada. La compañía del flexo saltarín se inició en la animación informatizada hace ya quince años con el primer "Toy Story", las aventuras de Woody y Buzz Lightyear que ahora ven estrenada la tercera parte de una saga que ha mantenido una frescura envidiable y nada fácil de lograr: que se lo pregunten al pobre "Shrek", buque insignia de la otra gran compañía competidora en esto de los dibujos animados blockbuster, Dreamworks: el ogro verde es sacado de nuevo de la ciénaga y arrastrado a una cuarta parte (se anuncia la quinta) que no he visto pero lo que he leído en la crítica no son ciertamente elogios. A Pixar, por lo visto en los últimos años, no le ha pasado factura su compra por Disney en el año 2006, ni mucho menos: parece que se mantiene el alto nivel de creación (si funciona no lo toques, no lo vayas a romper) y a cambio el ratón Mickey renueva su colosal zoológico de criaturas, ya un tanto acartonado, con el catálogo Pixar, mucho más cool, y amplía su merchandising con las enormes posibilidades que ofrece una película basada, precisamente, en juguetes.
¿Quién no ha hablado con un juguete cuando era un niño? ¿Quién no le ha puesto nombre a un muñeco y ha apoyado su imaginación en ese objeto para formar una historia, una aventura? "Toy Story 3", al igual que sus antecesoras, lleva a la pantalla los cuentos que cualquiera ha podido pergeñar en su infancia, rodeado de un montón (tambores redondos de detergente Colón llenos de cacharros) de muñequitos o piezas de construcción, en una tarde anodina tirado en el suelo de la habitación, en el balcón de casa, en la arena del parque: la ilimitada producción de fantasía que desechamos inconscientemente al cumplir años y que nunca volveremos a poseer. Juguetes rotos que nunca se tiraban porque un camión sin ruedas puede ser un barco o un geyperman cojo puede ir volando a todas partes. Cualquiera que haya jugado alguna vez, podrá identificarse afectivamente con el trasfondo sentimental de "Toy Story": juguetes abandonados en esta ocasión: los guardas, los regalas o los tiras, que ya eres mayor para estas cosas.
Pero la clave del éxito de la saga reside en hacer que las aventuras de este heterogéneo grupo de cachivaches sean tan emocionantes y espectaculares como si estuviéramos viendo al mismísimo Indiana Jones en vez de a Woody el sheriff de trapo: situaciones límite, de escapatoria imposible, de las que la panda de juguetes logra salir a base de amistad, sacrificio y, por supuesto, trabajo en equipo combinando las habilidades intrínsecas de cada cual: de perros muelle a señores Patata desmontables. En "Toy Story 3" una guardería de niños se convierte en la más atroz prisión de Alcatraz y un vertedero de basuras puede producir un clímax dramático tan intenso como el de Terminator a punto de caer en la fundición (esa escena donde los martillos golpean el yunque de la banda sonora mientras la cinta transportadora se dirige sin piedad hacia el incinerador... fantástica). Entre otros nuevos personajes tenemos a Ken, el amigo de Barbie, carne de psicoanalista. También aparece un oso amoroso que puede ser tan implacable como Don Vito Corleone o un Nenuco desechado haciendo del matón más fiero. Vaya, tiene buena pinta.
Y encima en el cine en verano está uno tan fresco.

16 comentarios:

  1. Pixar, o como se puede estar siempre en un nivel tan alto, utilizando como herramientas una animación extraordinaria y unos argumentos inteligentes.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor de la peli, Ken sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  3. Esta es de esas que le tocó ver a otro padre, pero seguro que tarde o temprano cae pirateada (uy, qué he dicho!). Aún no habiéndola visto, tu comentario, amigo Hombre/lobo/punky (curiosa mezcla) me ha recordado un cuento del rey de los cuentos ñoños, Hans Christian, "El Soldadito de Plomo", y de una versión de esas de todo foto nada de texto muy muy buena y recomendable que mis hijos tienen manoseada en casa, de Jörg Müller (http://www.libroseducativos.com/libro/El-soldadito-de-plomo/isbn/978-84-89804-92-0). El camino vital del soldado y su chica utilizado para evidenciar las diferencias norte-sur y cómo el sistema en el que nadamos en superficie también tiene fondo y ahogados, y para hacer patente la belleza intrínseca de la reutilización (me salió la vena ecologista, qué quieres)...

    ResponderEliminar
  4. Pepe Cahiers: son historias sorprendentes. Para este caso, la idea de la guardería idílica convertida en terrible campo de concentración me ha parecido estupenda.

    Birubao: un madelman para niñas. Eso es muy difícil de llevar, cualquiera se volvería loco.

    Organizator: llevar a los niños al cine a ver películas infantiles, hay ocasiones en las que es una fiesta y otras en las que es una siesta. Con "Toy Story" y en general las películas de Pixar, suele ser lo primero. Tomo nota del libro que recomiendas. En cuanto al nombre de este blog... ya te contaré.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué tal el 3D? Cuando vi el trailer en la de Tim Burton me pareció que no se veía muy bien...

    ResponderEliminar
  6. Mr. Licantropunk, a Wall-E y Ratatouille las he visto y me han parecido muy buenas y divertidas, Toy Story 3 me queda pendiente de ver, y ante lo leido, pues ni bien pueda a verla, un saludo y muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  7. Tomás: fuimos a una sala de 2D así que no sé que tal será la experiencia estereoscópica con Woody y compañía. La única que he visto en 3D fue "Avatar" y qué quiere que le diga, el efecto se me pasó pronto y, lamentablemente, empecé a fijarme en la historia.

    Belknap: espero que te guste esta y ya me contarás.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  8. Pues fíjate que ésta tenía muchas ganas de verla, aunque ahora llega DiCaprio con Origen y es difícil, pero quizá la próxima semana. Mi sobrino áun es pequeño y tengo unas ganas que crezca para tener excusa, ahora me tengo que esconder detrás del foulard. jejeje

    ResponderEliminar
  9. Excelente trabajo de Pixar, una vez más me ha sorprendido con sus impecables guiones y el realismo de sus animaciones, destacando sobre todo en las gesticulaciones de los personajes... Es cierto que la aparición del pijo Ken ha sido todo un hallazgo y sangre nueva para la continuación. Magnífica, y recomendable para todos. Niños y mayores

    ResponderEliminar
  10. Si es lo que yo me digo... hacer las cosas con una pizca de cariño y mucha imaginación e inteligencia produce éstas películas...

    Genial Pixar!

    ResponderEliminar
  11. Pues yo todas las infantiles las veo con mis hijos y casi todas con agrado, me molan que se le va ha hacer. Las de Pixar, coincido, las mejores. De esta en concreto os cuento que el climax del que hablas en el vertedero es muy efectivo. Si tú, como adulto, lo encontraste intenso, imáginate lo que fué para dos niños, uno de cinco años y otro de dos y medio. Los pobrecitos mís cerraban los ojos y hasta pegaron algún sollozo que tuve que intervenir diciéndoles que no se preocuparan que Woody y sus amigos se iban a salvar. Aún así los pobres no abrieron los ojos hasta que "El gancho" entró en acción. Jejeje, no sé si es que tengo unos críos muy sensibles o si los de Pixar se han pasado con el Climax. Por cierto a que viene la estrofa de Chimnato???

    ResponderEliminar
  12. prueba desde andorra

    ResponderEliminar
  13. blanca: tener un peque a.mano es muy util
    Alimaña: el bebé le gustaria: menudo zombie
    Margot: grande pixar: una vez más
    Hijoeputa: "poesia basica" de extrechinato y tu:esa cancion era la bso del film: juguete abandonado y pecosa redentora
    Saludos a todos desde los pirineos...y mi móvil

    ResponderEliminar
  14. Pues no la he visto. La verdad es que estas vacaciones he estado alejado de los cines y sucedáneos para desintoxicarme, jejeje, pero acabaré viéndola en casa cuando esté para alquilar. No soy muy dado al cine de animación digital, prefiero la tradicional, pero hay que reconocer el mérito de Dreamworks y su buen hacer casi siempre.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Pues yo tenía una mamá de 38 al lado que tenía los ojos vidriosos cuando Andy le regalaba los juguetitos a la zagala aquella... en cambio yo no, yo soy muy hombre, y si se me notaban vidriosos sería "por el humo del sigarrillo", como decía Makinavaja.

    ResponderEliminar
  16. Crowley: muy recomendable el tema Toy Story. Y con niños, ni te cuento.

    Mecasoensoria: je, je. Esa dulce gitanilla con mocos y pecas en la cara. ¿Has leído la poesía del comienzo de la entrada? Si los de Pixar oyeran "Extrechinato y tu" ya tendrían el tema principal de la película: clavada a lo que se cuenta, oyes. Y sin porros ni ná, que eso no es mio, que es de otro que también se está quitando.

    Saludos.

    ResponderEliminar